viernes, 18 de mayo de 2018

Compartimos una producción del Taller "Pequeños grandes escritores"

La bruja amarilla

La bruja amarilla estaba sentada en su silla,
escribiendo una poesía
escribiendo, escribiendo, sin parar
la bruja ansiosa por terminar.

A la mañana siguiente,
empezó a jugar sin parar,
se cansó y leyó su poesía.

Leyendo ogros y fantasmas,
empezó a llorar sin parar,
llorando , llorando,se fue
en su escoba volando.


Ana Márquez y Uma Magnago 

3 comentarios:

  1. Girls! You´re very creative.
    Well done.

    ResponderEliminar
  2. que linda poesia .Margarita Berducq

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encantó el poema!
    Patricia Somale

    ResponderEliminar